RACCONTO TITOLO: Como cambió mi relación dejar que la follara otro hombre 
Menu

Cuckold Racconti


Avatar Author

Como cambió mi relación dejar que la follara otro hombre

by SpanishCuck
Visto: 269 volte Commenti 1 Date: 15-03-2017 Lingua: Language

Esta historia es larga, pero muy morbosa, hay que cogerla con ganas. La he dividido en 4 capítulos para que pueda ser más sencillo ir retomándola, aunque de una sentada es como la he escrito, y de una sentada es como supongo que se disfrutará más. Mi consejo, coged vuestros rabos o humedeced vuestros dedos, tened media horita de intimidad leyendo este relato y disfrutad como chiquillosNota de autor: Edades de los personajesElena 18Yo 25Rafa 27Bea 21PARTE 1: PresentaciónPara entender cómo se fueron sucediendo los hechos, primero hay que hacer una presentación detallada.Somos una pareja novata, llevamos poco más de un año, ella tiene 18 y yo 25 años.Antes de conocernos, ella ni siquiera había besado a un chico antes, ni una caricia, ni el contacto de unos labios, ni siquiera había visto un pene en directo, salvando quizá, alguna ocasión paternal de muy joven.Elena (nombre ficticio) y yo, nos conocimos por internet. Como habréis podido observar en el párrafo anterior, ella no es muy sociable… cualquier persona sociable con esa edad, por lo menos ha llegado a tener una historia de amor o un rollito al que besar. Yo en cambio, era demasiado sociable, me encantaba salir, conocer chicas, y me metía en cualquier agujero que se dejase! Empezamos poco a poco, yo no quería nada serio aunque fui enamorándome de su inocencia y su carácter y acabé rindiéndome ante ella, con el consiguiente comienzo de una vida sexual conjunta. Esto supuso muchos cambios para mí, de repente, una recién desvirgada, que hacía todo con vergüenza y timidez… era muy morboso pero había días que necesitaba más… Eso me hacía acabar en internet de nuevo, tonteando con chicas. Hay que reconocerle que aprendía rápido, mamaba casi instintivamente y con dos leves indicaciones me hizo estremecerme como si de una profesional se tratase, con la polla dentro, era más bien pasiva, pero su coñito recién estrenado estaba hecho para mi rabo, jugoso, mollosito… Nunca me había sentido así dentro de nadie, siempre había podido controlar mis orgasmos hasta que estuve dentro de esa delicia, me sentía tan novato como ella cada vez que tenía que parar para evitar vaciarme dentro… En una noche de tonteo por internet, no encontraba ninguna chica con quien compartir morbo, y leí a un tío que cambiaba fotos de tías “No está mal…” pensé… y me puse a hablar con él y cambiamos fotos de amigas, del facebook, instagram, etc. mientras cada uno tras su pantalla se masturbaba y comentaba a las amigas del otro. En un arranque de morbo, se me ocurrió colarle una foto de mi novia, y él empezó a adorarla, a hablar maravillas y comentar todas las burradas que le haría… Yo siempre he sido muy celoso, pero imaginar eso… ME PUSO A MIL! Imaginaba con detalle todo lo que él decía y me aficioné a compartirla…Ella vivía al margen de todo esto, no sabía nada, y mejor! Sus celos eran casi peores que los míos, solo de saber que me masturbaba viendo porno ya me montaba el lío.. Un día me di cuenta de lo mojigata y tontita que era, cuando me contó que un compañero de su trabajo le había dado su número de teléfono. Desde el primer día, él le preguntaba la edad, si tenía novio, cosas así… y ella nunca lo relacionaba con que el compañero se la quería follar (algo casi obvio, verdad!) y el día que él le dio el número yo me llegué a enfadar…“Cómo no te das cuenta que si te da el número es porque te quiere follar?”Ella con tal de no quedar mal en el trabajo o con el compañero, nunca era capaz de decirle “no estoy interesada” , aunque nunca llegaron a hablar por whatsapp ni nada, creo que ella no era capaz de darle un NO rotundo. Al poco sucedió algo similar, con el novio de una de sus pocas amigas, él le hablaba cada dos por tres y en una ocasión en la que discutimos fuerte, estuvo diciéndole de quedar para follar, sin cortarse un duro, ella nunca le dijo que no, se reía se lo tomaba a broma… Pero jamás llegó a darle una negativa rotunda. (Ya se la di yo cuando solucionamos el problema, tuve suerte de que fue por whatsapp y no en persona!)Eso me hizo pensar, que en una situación en la que no quiere quedar mal, abusasen un poquito de ella, ella no sería capaz de decir que no… un poco el rollo asiático en el metro, que por vergüenza no delatan a los que las manosean brutalmente.Bueno, hasta aquí la presentación, para que conocieseis la insólita situación e historia de mi relación… Ahora viene lo que nos lleva al motivo de escribir esta historia… PARTE 2: Preparando la nocheTras varios meses desde esa primera vez que mostré a mi chica a un desconocido por internet, había intercambiado mucho material con mucha gente, y un día, conocí a un tipo de Barcelona que su novia estaba brutal! Nos caímos muy bien, cambiamos mucho material de nuestras chicas, él le contaba todo a la suya, y ella le pajeaba mientras miraban fotos de Elena y fantaseaban con follársela juntos y eso.No os he contado como es ella, (aunque podéis ver fotos en mi perfil), es bajita, pelo castaño oscuro, ojos verdes enormes, con cara de niña inocente y no es delgada, diría que de complexión normal, con un par de buenas tetas y un culazo de miedo que le encanta que apriete bien mientras estoy dentro de ella.Yo iba haciéndome cada vez más amigo de Rafa y Bea (la pareja de Barcelona) y un fin de semana me dijeron que pensaban venir a Valencia, que si quería conocerles...El sentido común me decía que no, que podían ser cualquiera, unos degenerados, que podrían acabar con mi relación y meternos en problemas… pero por otro lado, me imaginaba con Bea (que dista mucho de ser una mojigata como Elena) e imaginaba a Elena siendo follada por Rafa y me ponía malo… así que al final accedí, aunque les pedí mucha discreción, iba a llevar a Elena, a dejar que tanteasen la situación, y si se daba, veríamos hasta donde llegaríamos, y si no, pues tan amigos, una cena agradable y punto.Ellos iban a hospedarse en un hotel, yo tenía la casa vacía ese fin de semana como de costumbre y la idea era ir a cenar a un sitio neutral, un restaurante medio bien, para aprovechar la visita de tan lejos y luego ir a mi casa (con Elena no era una opción salir de fiesta) a tomar algo quien bebiese (adivinad quien no había probado jamás el alcohol) y contarnos como nos iba la vida. La tapadera la hicimos sencilla, ellos jugaban a un conocido juego online de moda igual que yo, así que nos conocíamos de jugar, y el tema de sobremesa sería el juego en sí! Así no habría sospechas raras para la pobre Elena, que no sabía que era el foco de atención de toda la triquiñuela.Ahora tenía que venderle la idea a ella, no le gustaba conocer gente, y menos estar “de farol” con amigos míos, pero le dije que era una pareja y era muy raro estar yo con ellos toda la noche… Y que eran muy buena gente y le iban a hacer sentir como si los conociese de antes (cosa fácil, cabrones carismáticos!) . Accedió a duras penas, pero podíamos empezar con el asunto.Antes de la noche, hablé con Rafa para decirle que si él le seducía delante de mí, y ella veía que yo no hacía nada, se quedaría sin saber reaccionar buscando mi auxilio en todo momento, cosa que yo no haría, cediéndola así a mi colega y dejando que el instinto hablase.PARTE 3: La cenaLlegó la noche, yo estaba demasiado nervioso, me temblaba todo el cuerpo… había muchas posibilidades de que fuese un completo fracaso y lo último que quería era perder a mi chica.Quedamos en ir bien vestidos, unos chinos, camisa y zapatos para mi, y mi novia llevaría un vestido que no había tenido ocasión de estrenar, blanco y azul, muy infantil con unos botines de tacón que tampoco había estrenado (le encanta la ropa pero como no sale, no tiene ocasión de ponérsela! Ella siempre usa braguitas, no suele usar tanga, se compró un par solo para ponérselos conmigo. La braguita se le marcaba en el vestido, y yo le dije: Amor, se te marcan mucho las bragas… Nyaa! Debería ponerme un pantaloncito o algo bajo, este vestido es más corto de lo que pensaba. Si se te marcan las bragas imagina un pantalón, para un día que nos arreglamos vamos a hacerlo bien, boba! Y qué me pongo? No tengo otro vestido aquí, me lo he dejado en casa porque tenía claro este! Y si te pones el tanga? Total, va a ser del coche al restaurante, y del restaurante a casa, y aquí en casa no estarán mucho rato que mañana quieren irse temprano a la playa. En serio? Yo que sé, haz lo que quieras! Pero decide rápido que se nos hará tarde para no variar…Como siempre que se le mete un poco de presión, cedió… Puso algo de mala cara pero estaba rompedora… La besé y empecé a manosearla… Cariñoooo… bfff – dijo ella con tono sorprendido pero no m*****o… Madre mía, es que estás tan rica, voy a tener que ir vigilando para que no se te echen encima! Jajaja qué tonto! El único que se me echa encima eres tú y porque estás mal de la cabeza! De la cabeza estoy muy bien, mira… Le puse la mano en mi paquete que estaba todo duro de verla así y ella lo agarró y repitió: Cariño…. – mientras empezaba a manosearlo, nos estuvimos besando un minuto así, ella metiéndome mano al paquete y yo magreándole el culo con egoísmo y le dije: Basta, nos tenemos que ir… bfff, pero luego no te cambies que quiero hacértelo así… En serio nos tenemos que ir? – Cogió mi mano, se la metió debajo del vestido, y con mi propio dedo se apartó un poquito el tanga y deslizó ese dedo por su rajita… la tenía empapadísima y ella sabe que me vuelve loco notarla así! Dios.. no me hagas esto (decía sin sacar la mano del tanga) Va – dijo quitándome la mano – tus amiguitos nos están esperando, no? Tsss!Fue un corte oportuno, por un momento se me había olvidado lo que estaba por venir, pero creo que puedo agradecer que se diese esa situación.En el coche de camino, ella no paraba de suspirar y agarrarme el paquete… le dije que me enseñase como lo tenía.. y no tuvo ni que subirse el vestido de lo cortito que era, en el tanga se intuía ya la humedad, pero aún así se lo apartó y empezó a acariciarse… Me estaba poniendo a mil, pero tenía que conducir!Llegamos al lugar, aparcamos, y nada más bajar del coche nos recompusimos, se adecentó el dichoso vestido, y yo intenté colocarme el paquete de manera que no se marcase demasiado ya que lo tenía a punto de estallar.Hicimos camino y allí estaban ellos, en la puerta esperándonos… él era más grande de cómo lo había imaginado, 1.80 o así, tenía cuerpo de gimnasio, no excesivo pero si fibradillo. Me dio cierta envidia porque yo soy un fofisano.. jaja. Por lo que había visto en fotos, de rabo no iba nada mal, unos 18cm y decentemente gruesa, muy similar a la mía, que era un pelín más larga y un pelín más gorda, pero cuanto apenas. Iba mucho mejor vestido que yo, (siempre he sido muy desastre) y parecía que era su ropa habitual, informal pero elegante, un poco pijete.Ella se había vestido para salir… se notaba que quería fiesta! También iba informal, pero sin duda arreglada… Salvo en los ojos, iba discreta de maquillaje, aunque los labios rojos se marcaban mucho con su pelo rubio y sus ojos castaños claros, parecía una muñequita y lo que más me ponía era que su pelo corto dejaba su cuello a la vista. Llevaba las tetas casi saliéndose de la blusa blanca que había elegido, y llevaba unos shorts con unas medias de estas con dibujitos. En fotos parecía casi una modelo, en persona se humanizaba y eso lo hacía muchísimo más erótico.Huelga decir, que nos habíamos mostrado videos y fotos, ellos suyos y yo sobre todo a ellos videos de mi novia, en plan ella haciéndome una mamada y recibiendo leche, cosas muy explícitas… Supongo que su sorpresa al ver a Elena fue amplia también, ya que aunque por arriba no dejaba ver tanto como Bea, las piernas le dibujaban una figura increíble entre el vestido corto y los tacones y había puesto su cara de, “estoy aquí pero haced como si no estuviese” totalmente tímida y cortada, como era ella fuera de nuestro ambiente íntimo, vaya! Hombree por fin! Qué pasa Rafa! Bienvenido tío! Ya tocaba vernos, demasiadas horas tras la pantalla! Jaja y que lo digas, aquí se está de puta madre! Bueno, ya conoces a Bea! Buenas! – me dio dos besos así muy tontos, de esos en la comisura… Ahí me asusté, muy a saco me pareció que iban… Ella es Elena – les presenté, ambos la saludaron (Bea la besó exactamente igual que a mí) y ella silenciosa como ella sola, balbuceó un “hola” y les devolvió el gesto de los besos.Nos sentamos a la mesa y hablábamos de cosas triviales, fue muy natural, estábamos todos muy a gusto, como ya digo, sabían ganarse a la gente, y lo estaban consiguiendo hasta con Elena… se sonreía de vez en cuando y aunque no era participativa del todo, ellos la instaban a responder con monosílabos. Eran sin duda muy cercanos, muy tocones, cada dos por tres una mano en el hombro, al entrar al restaurante no dudo en ponerle la mano en la cintura a mi novia para acompañarla mientras entraba, sabían lo que hacían, y yo estaba en sus manos un poco. Si se lo trabajaban bien, conseguía una noche estupenda, si no, podía suponer un caos! El fin de mi relación, o por lo menos el fin de las posibilidades de hacer que mi chica sociabilizase un poco. En verdad Elena miraba con recelo a Bea, sabía que estaba buena y sabía que yo lo sabía, encima tenía esa actitud simpática y cercana, cosa que le causaba cierta envidia, así que una vez medio sonriendo me vino al oído y me dijo “esa es una puta” a lo que yo respondí con un.. “cariño por favor…”Elena se levantó para ir al baño, esperando ir sola, pero enseguida Bea se levanto y dijo: Yo voy contigo! Cómo no! – Dijo Rafa, aludiendo a que las mujeres siempre van juntas, lo que debían de haber sabido ya, es que Elena no es de la que va con amigas al baño.Yo temía un poco lo que pudiese pasar, iba demasiado nervioso, pero volvieron con normalidad y sin ningún percance aparente.Les expliqué el camino a mi casa y les dije que podían seguirnos tan pronto acabamos de cenar. De camino a los coches nos separamos un poco las dos parejas y me quedé embobado mirando a mi chica, estaba realmente espectacular… le pasé la mano por la cintura, apoyada en su culo un poco y andamos hacia el coche. Nos giramos y estaban Rafa y Bea comiéndose en un beso muy erótico, los miramos por dos segundos y Elena me besó igual a mi… esta vez el que dijo “Cariño” sorprendido fui yo! Y de nuevo el paquete hinchado… Nos subimos al coche y le pregunté: Qué tal? No ha estado tan mal, no? Bueh… Va, si estabas riéndote todo el rato Ay, no me iba a quejar! Además es que siempre dices tonterías y normal que me ría! También te reías de cosas que decían ellos… Nah, me ha caído mal la puta esa… En el baño me decía lo guapo que eras, y luego que su novio no paraba de mirarme o nosequé! Cariño es conversación de baño, tonterías de gente normal! Entiendo que no lo entiendas pero no significa nada…. Aunque si es verdad que el cabrón no te quitaba ojo, pero es normal amor… mírate! – le dije poniéndole una mano en su pierna descubierta. Pues no me miraba a mí, a mí solo me miras tú! Eso quisiera yo… eso quisiera!Y eso hice, seguía mirándola de reojo todo el rato… el tanga se le veía todo el rato estando sentada, y como no está acostumbrada, no intentaba cruzar las piernas ni nada, tan natural… Por fin llegamos a casa, aparcamos justo debajo de mi finca los dos coches y subimos en el ascensor los 4. Íbamos todos muy perfumados y olía muy bien el perfume de Bea, que era el que más destacaba… Estuvimos un par de pisos en silencio, cuando dije yo “que bien huele, qué colonia usas?” no recuerdo cual me dijo porque después su reacción me dejó de piedra Uso “imagina un nombre”, y tú? – Y me pegó la nariz al cuello cogiéndose de mis hombros y aspiró. Mi novia me apretó la mano como llamándome la atención, como si pudiera evitar ese contacto o algo… Y le respondió que era de una perfumería árabe y que era un regalo que me había hecho ella… No me la esperaba tan defensiva! La cosa es que en ese movimiento, tuve sus tetas absurdamente cerca de mi cara por un segundo y me vino una ráfaga de ese olor que la impregnaba…PARTE 4: El postreLlegamos a mi piso, y entramos, los acomodé a todos en el salón y les pregunté qué querían beber, se sorprendieron al saber que Elena no bebía, y le hicieron preguntas al respecto aunque las respuestas que recibieron no eran explicaciones en sí, simples “no sé” y “no me llama”Propusieron jugar a las cartas que es algo que Elena aborrece, pero a los invitados no se les niega nada, así que saque junto con las bebidas, una baraja para empezar a jugar. Elena se negó bajo el pretexto de que era muy mala, y allí estábamos, los 3 jugando y bebiendo y ella, viendo la tele por el rabillo del ojo y echando un vistazo a la partida de vez en cuando. Ahí en el sofá, la pose de Elena era muy similar a la del coche, y Rafa y Bea se estaban hinchando a verle el tanguita… Yo me giraba y la besaba de vez en cuando para que no se sintiese sola, y a la media hora tras beber algo rápido, la besaba con más efusividad cosa que ella notó, y me medió llamó la atención en plan… “espera a que se vayan hombre”Cambiamos de juego, uno que más que de cartas, era de velocidad, había que coger un mechero si las cartas lo dictaban así, de nuevo Elena optó por no jugar. La partida pintaba larga, estaba reñida la cosa… 3 personas contentillas intentando ser hábiles! Menudo show!Tras un ratito no muy largo eliminamos a Rafa, que se levantó haciendo ruido y lamentándose de su mala partida, me preguntó por el baño pues necesitaba lavarse la cara a ver si se espabilaba, y nos quedamos jugando Bea y yo. Un par de veces coincidimos en coger el mechero a la vez, con la pelea física que eso conllevaba cogiéndonos las manos, empujándonos, ella intentó hacerme cosquillas en una ocasión, y la cosa es que hacía calor ya en la casa.. Rafa volvió del baño y Bea de repente se levantó a besarle, y va y se quita la blusa!Menudo susto! Pensaba que iba a ponerse en plan zorra así de golpe, y así no iba a colar… Pero no, llevaba debajo un top de tubo de esos como de deporte, que le apretaba las tetas hacia arriba, y alegando al calor nos pidió “permiso” para ponerse más fresca. Se volvió a sentar y seguimos con la partida, pero Rafa no recuperó su sitio, se sentó en el reposabrazos del sofá y empezó a hablarle a Elena: Bueno, no te aburres? Na, me entretengo viéndoos, no me gusta jugar a las cartas, pero no te preocupes Bueno! Seguro que no eres peor que yo, vaya paliza me han dado estos dos. …. Hay que ver, que las palabras no cuestan dinero? Por qué tan callada? Va cuéntame algo de ti, que tu novio nos ha hablado mucho pero tú no dices nada! Ah sí? Qué os ha dicho? Pues que eras tímida lo primero, pero esperábamos algo menos! Jaja …. No te enfades eh? Que cada uno es como quiere ser! – Bea y yo seguíamos con la partida, pero habíamos dejado de hacer escándalo y estábamos poniendo atención a lo que decían… Déjame un sitio anda que aquí no estoy cómodo – Dijo Rafa queriéndose sentar a su lado, no cabíamos los 3 en el sofá, así que me pasé al sofá de Bea y Rafa se sentó con Elena. Si ponte aquí tío! Que tu chica tiene todo el rato el mechero en su lado y me está dando pero bien! Ahora qué eh? Igualamos las cosas! Vas a perder y lo sabes, no te pongas tan gallito que ya te he pillado las cosquillas – dijo amagando el gesto de buscármelas.Elena nos miraba medio mal, pero Rafa se encargaba de llamar su atención, le preguntó en que trabajaba, cositas normales… pero en su salsa, tocón, la mano en la pierna, en el brazo… En una de esas se acercó mucho a su oído y le susurró algo… Oye y tu chico qué, la tiene grande? Qué? – Respondió tímida, para que solo se enterase él, como no queriendo poner el grito en el cielo Estaba hablándolo con Bea, tiene pinta de tenerla grande, es un tío grandote, ella dice que más que yo, yo obviamente digo que yo más… No se…. Que no te de vergüenza que es una chorrada, pero si me dices que es muy grande me fío y le doy la apuesta por ganada a Bea. Eh! A ver qué cuchicheáis que es de mala educación eh? Les espeté, con un tono acelerado y nervioso Mechero! Gritó Bea cogiéndolo, cortando mi llamada de atención y devolviéndome a la partida.Entonces Rafa cogió la cara de Elena, que aún estaba mirándonos un poco sobresaltada y la giró hacia él… (yo estaba jugando un poco embobado aún y no me fijé) le dijo algo así como: Está muy bien por tu parte no querer contarnos como la tiene tu chico, pero él si nos ha contado cositas sobre ti… Qué… os ha contado? Balbuceó nerviosa, cara a cara con Rafa Pues nos enseñó lo bonita que eras en más de una foto, y en algún video… Qué video? – Dijo sin caer en la cuenta hasta justo después de haber hablado, cuando le cambió la cara y buscó mi mirada. Yo seguía jugando e ignorando la conversación que tenían… Rafa de nuevo suavemente le giró la cara hacia él, y poniéndole la mano en la pierna, esta vez mucho más arriba que antes le volvió a decir al oído… Uno en el que andabas jugando con esto, muy mojada, y alguno más en el que no se te veía nada tímida… Así es, a tu chico le gusta enseñarte y que nos toquemos mirándote, y no sabes la de veces que me he tocado viendo esa carita que tienes…Ella se quedó catatónica! No sabía qué hacer, que decir, solo se quedó en el sitio con Rafa medio encima suya entre la mano y la cabeza pegadas a ella e intentaba buscar mi mirada. Entonces Bea me dio con su dedo en el hombro dos toques, y me señaló a Elena y a Rafa…Vi como me miraba mi novia, con los ojos desorbitados, un color rojo que parecía que iba a estallar, no sabía si iba a llorar, a correr, a pegarme… Mientras la miraba fijamente un poco asustado en verdad por su posible reacción, Bea se subió a mi espalda y empezó a besarme detrás de la oreja y del cuello… Buff que sensación…Allí estaba mi novia, con un desconocido pegado a su nuca, con la mano a escasos centímetros de su coño, y mientras ella me miraba inocentemente y medio asustada, yo estaba en el cielo con los besos de Bea. Cerré los ojos y me dejé llevar por esos besos… por lo visto en ese mismo instante Rafa empezó a besar a Elena igual que su novia me besaba a mi… Ella se medio resistió.. quiero decir, se dejaba dar dos besos, al tercero hacía amago de quitarse m*****a… y al final no se quitaba… En uno de esos amagos, Rafa le giró la cara y la besó en los labios. Ella no se quitó, estaba un poco parada pero Rafa le besaba con ganas, muy bien, y empezó a acariciarle el cuerpo. Cada caricia hacía que Elena besase un poco más a Rafa, yo estaba atónito viéndola ceder… me moría de celos pero a la vez estaba disfrutando de las caricias de Bea, que se había sentado encima de mí dándome besos y caricias que no podía resistir.Escuché un gemidito, era Elena besándose súper apasionada con Rafa y este sobándole de bien, aunque sin ahondar todavía. Entonces pararon, y de nuevo Elena me miró… La miré fijamente sin saber que decir… y fue entonces cuando Bea vino a por mis labios. Me besaba como si fuese un ídolo, me manoseaba la cara, se apretaba contra mí… Entonces pasó algo que no me esperaba… Elena cogió a rafa del cuello de la camisa y se lo llevó hacia ella, y volvió a comerle la boca, supongo que mezclada entre los celos de verme con Bea y la excitación de la situación.Rafa ya lanzado, al ver esa reacción se la quitó… y le dijo: He visto lo bien que haces esto, ahora quiero sentirlo – mientras se desabrochaba el pantalón y los dejaba caer a sus rodillas, acercándole la polla a la boca de Elena.Ella ni habló, me miró y vio como Bea estaba restregándose con sus shorts en mi pierna, yo la miraba a ella fijamente pero cogía con las manos el culo de Bea y seguía su movimiento… Y mientras me miraba, abrió la boca y dejó que Rafa se la metiese.Una vez la tuvo en sus labios… empezó a mamársela con las ganas que me la suele mamar a mí, le estaba dando una lección a Rafa, estoy seguro de que no se esperaba tanta profesionalidad de una mojigata que solo me había comido el rabo a mí. Bea me susurraba: “Ah pues la niñita tontita, hablar poco pero le gusta tragar rabo”Yo tenía el pantalón apretándome cada vena de la zona… notaba que me faltaba el aire de la sensación, una bola en el estómago, pero a la vez tenía la polla más dura que en mi vida entera la he tenido. Qué delicia era ver a mi novia chupar una polla con esas ganas!Fue cambiando de postura para acomodarse, y acabó encima del sofá a 4 patas mientras Rafa, de pié en el suelo, le follaba un poco la boca. A mi Bea me tumbó para desabrocharme el pantalón, y así tumbado como estaba, llegaba a tocar las piernas de Elena… El tanga parecía que fuese un bañador, estaba empapado, deslicé mi mano por encima de este y ella se sobresaltó por un segundo pero sin sacarse el rabo del otro de la boca… Empecé a acariciarle el coño totalmente mojado que tenía y llamé la atención de Rafa: Mira como la has puesto tío… Iba a comérselo, pero todo ese manjar es por tu culpa… deberías lamerlo tú… Se lanzo a por esa concha como un loco, le dio una pasada con la lengua, lenta y abarcándole todo el coñito y Elena se estremeció en el sofá… En ese momento yo tenía a Bea pajeándome y diciéndome cosas como “Joder como se moja tu zorrita de mamarle el rabo a mi novio… “ O le decía a ella “Como te lo tienes que pasar jugando con el cacharro que gasta tu novio! Cariño, me debes una cena! Aunque me voy a cobrar parte de mi recompensa aquí” Y eso hizo, empezó a cenarme el rabo. Era muy distinto a Elena, Bea se lo tragaba hasta la garganta… la mamaba como una verdadera puta. Mi novia era más delicada, con muchas ganas, pero muy tierna.Rafa obligó a Elena a girarse para estar cara con cara conmigo y nos quedamos mirando… la cogí de la cabeza y la besé, le sabía la boca a polla… dejé de besarla, le di una bofetada en la cara y le dije “quien es la puta ahora?” y volvió a besarme ella mientras gemía de la mamada que le estaba haciendo mi colega a su coñito, rosa y depilado.Yo también quería lamerle un poco así que le dije a Rafa que me la dejase… Ella se sentó en mi cara directamente y se movía mientras yo intentaba acertar con mi lengua y mis labios… estaba follándome la cara de lo cachonda que estaba y estaba absurdamente empapada, como nunca la había visto! Rafa fue a chequear a Bea, mientras ella seguía comiéndomela, y por lo visto también andaba chorreando… Tío, creo que es tu turno! – Me dijo… Así que me zafé de Elena, y fui a comérselo a Bea. Tenía el coño como de niñita, ni ún pelo, rosita, y muy pequeñito a primera vista… pero le asomaban dos labios interiores bien grandes y un clítoris enorme… El de Elena era algo distinto, muy de nena también, pero más gordote y los labios interiores más pequeños. Le sabía a cielo, era una maravilla comerse esa rajita… Follame! – Escuché…. Follame joder! – De nuevo, levante la cara del coño de Bea y vi a Elena totalmente abierta, tocándose muy rápido el coño casi salpicando y mirando cómo le comía el coño a Bea, sus palabras eran para Rafa, que en un descuido había puesto su polla en la boca de su novia. La sacó, besó a su novia, y se fue directo a joderse a la mía… La primera vez que se la iba a follar alguien que no fuese yo.. Paré de chuparle a Bea, y me quedé mirando a mi novia… fui, le cogí la mano y la besé… mientras la besaba Rafa aprovechó y se la metió entera, despacito, notándola, pero entera. A ojo, diría que teníamos el rabo prácticamente igual, así que le sentaría bien a mi chica notarle. Yo la besaba y Bea mirando la situación se masturbaba. Por fin se quitó el top y sacó sus tetas al aire. (Todo lo que estaba pasando , salvo los pantalones de Rafa y míos, ellas iban todavía vestidas.) Rafa estiró el vestido de Elena lo justo para que sus dos tetas saliesen de él y yo me encargué de desabrocharle el sujetador. Bea miraba y se masturbaba, solo tenía las medias de dibujos y el sujetador cayéndole por un hombro con una teta fuera y la otra medio asomando. Elena estaba recibiendo cada vez más fuerte la polla de Rafa y ya tenía las tetas fuera, el vestido recogido en la cintura, y el tanga apartado a un lado. Rafa le quitó el tanga y siguió follándola… yo le hice mirarme:Mírame… y ella me miró fijamente a los ojos… Me levanté y se la metí en la boca cogiéndole el pelo en una coleta improvisada con mi mano.Que ganas tenía de verla mamándome mientras otro se la follaba, no me quitaba la mirada de los ojos mientras me la chupaba y yo estaba en la gloria. Bea un poco harta de sentirse sola, pegó un toque de atención… Qué pasa? Que no te pongo o qué? Cuando piensas meterme ese cacharro?Me empujó para que cayese de espaldas al sofá, y se me subió como si fuese un potro, para, nunca mejor dicho, cabalgarme. Me la cogió, se la encaró en el coño y se sentó sobre mi rabo… Echaba de menos esa sensación de chica delgaducha, de notar como la llenas entera, pero sin padecer tanto como padecía con Elena. Como ya he dicho, Elena me hacía sentir a punto de correrme todo el rato, con Bea era como siempre había sido, podía aguantar y aguantar y darle toda la caña que merecía. Así que empezó a cabalgarme, me cogió una mano, y se la puso en el culo, y mientras me mamaba un dedo de la otra me dijo “méteme un dedo en el culo”Le quité la mano de la boca, y se la puse en la boca a Elena “te lo voy a meter, pero con su saliva…” Elena me mamó el dedo desesperada, estaba en las nubes también… y una vez lo noté mojado suficiente, lo deslicé en el culo de Bea… entró solo, sin ninguna complicación… y ella jadeó cada vez más fuerte hasta que empezó a correrse, chorreando muchísimo y llenándome el vientre de jugos… Rafa y Elena habían cambiado de postura un par de veces, y Rafa se lamentó “es dura de pelar eh?” , respondí yo por ella, pues aunque estaba desatada, hablar no era lo suyo, solo hacía que dejarse follar y mamar lo que le pusieran delante. Ella se corre una vez nada más, luego ya no puede seguir, pero dale caña que no se queja! Yo si me quejo, me apetece un poco de ti, cari! – le dijo Bea a Rafa… Qué pasa? Que necesitas algo más que un dedito eh? Como me conoces! – Dijo ella poniéndose a 4 Él le escupió en el ano, y la empotró sin miramientos… Yo me quedé mirando a mi novia, me pasaron mil cosas por la cabeza, sobre cómo sería todo a partir de ese momento, pero nada más me besó, se me pasó! Me pidió que le lamiese un poquito (volvía a saber a polla la muy cerda) y que la follase, que el otro la había dejado a punto.. Empecé a hacérselo y de nuevo noté esa sensación de tener que parar, o me correría demasiado pronto, encima escuché como Bea se corría de nuevo al lado nuestro y eso me excitaba todavía más… la saqué chorreando líquido pre seminal mezclado con jugos de Elena… Ven – me dijo Rafa… Cogió a Bea en brazos (delgada hija de puta que buena estaba) y la columpiaba sobre su rabo se acercó a mí con ella y me dijo – ya sabes que hacer…Tan mojado tenía el rabo de Elena que se lo metí sin preguntar, ahí estaba Bea, en brazos y recibiendo una doble penetración, coño y culo llenos. Rafa calmaba sus gemidos besándola pero ella se zafaba y nos gritaba de todo “ Folladme hijos de puta, joder si!” hasta que se corrió por tercera vez, esta vez salpicándolo todo en un squirting brutal. Joder que cabrones, no puedo más! – Sentenció Bea… por lo que ambos nos miramos, y miramos a Elena que estaba acariciándose el coñito con los ojos entrecerrados.. Querías verla correrse, no? Le dije a Rafa…. – Apriétale lo más fuerte que puedas!Rafa se la volvío a meter, Elena ya estaba físicamente agotada aunque no se había corrido y intentaba moverse para ayudarle pero estaba baldada.Yo empecé a acariciarle el clítoris mientras Rafa la follaba, él puso los ojos en blanco y le dije que se corriese dentro, que no había problema… Así que ella agarró mi polla y se dispuso a notar como se le corrían dentro mientras yo la pajeaba y ella me pajeaba a mí…Rafa empezó a embestirla y yo la besaba mientras la tocaba… y se corrió… la llenó por dentro como a un susú… Elena al notarlo me apretó la polla y empezó a correrse también, con un montón de espasmos y gritando muchísimo… “ahh.. ahhhh” jadeaba como nunca había jadeado. Yo tenía la polla a punto de estallar, y quería hacer algo con lo que había soñado, le dije a Elena que limpiase la polla de Rafa, y me dijo “y tú qué?” a lo que le dije que hiciese caso y punto.Ella empezó a lamer los restos de Rafa mientras a este le temblaban las piernas, yo con la polla durísima, empecé a follármela de nuevo, notaba su flujo, la corrida de Rafa, toda la mezcla de líquidos que la llenaba y a ella le pilló por sorpresa… Empezó a jadear de nuevo y no tardé ni un par de minutos en vaciarme dentro suyo, qué delicia correrme sobre corrido… a mi novia se la acababan de follar delante de mí, y yo me la follé después! Fue alucinante! Al notar mi corrida, ella tuvo un espasmo y volvió a correrse, más suave que la primera vez, pero ya era algo insólito… gemía súper suavecito… muy eróticamente. Y daba las últimas lamidas a los restos de la polla de Rafa mientras. Joder nena, a mi me han dejado bien, pero te has llevado tu el premio gordo eh? – Le dijo Bea a Elena, mi novia se rió y nos reímos todos en ese momento. Fue una noche alucinante.Se adecentaron y se fueron, se había hecho más tarde de lo que esperaban… quedó pendiente rellenar a Bea como habíamos rellenado a Elena, pero no había fecha para ello. Al final, no fue el final de mi relación, fue el inicio de una relación mucho más vivida, y de cumplir fantasías que jamás me creí capaz de poder llegar a vivir. Nos despedimos de mis amigos, nos duchamos, y dormimos abrazados, diciéndonos cuanto nos amábamos y lo afortunados que éramos de tenernos.Nota:De nuevo una historia larga, pero espero que el buen lector sepa disfrutarla y se ponga en mi piel, o en la de cualquiera de mis personajes y sea capaz de disfrutar tanto como ellos.Comentad que es lo que más os ha gustado!

INSERITI 1 COMMENTI: